7/29/2016

Tag: ,

Corsino Fortes


Tres poemas
Traducción del portugués y presentación de Antonio Arroyo Silva




A MODO DE HOMENAJE

La palabra «elegancia» define la vida y la obra del poeta caboverdiano Corsino Fortes que murió el 25 de julio de 2015, a los 82 años, víctima de una enfermedad prolongada, considerado en Cabo Verde uno de los más importantes nombres de las letras y de la política de su país.

«Nunca vi tanta elegancia en un hombre solo, tanto en su vida como en su obra»— dijo recientemente el primer ministro caboverdiano José María Neves en el acto de entrega del Gran Premio Literario de La Academia Caboverdiana de Letras (ACL), de la que, además, fue presidente.

En la misma ocasión, el músico, compositor, poeta, dramaturgo y todavía ministro de Cultura caboverdiano, Mario Lucio Sousa, sabiendo ya el debilitado estado de salud, fue más simple, pero no menos efusivo: «un país entero de la cultura te abraza».

Casi siempre vestido de blanco, siempre una palabra de ánimo en sus labios, aficionado al fútbol, Corsino Fortes ya no asistió al lanzamiento de su último libro Signos del tiempo– Canciones y Haikais– en el que, por primera vez adopta el tono lírico en detrimento del épico.

Natural de Mindelo (isla de San Vicente), donde también falleció, Corsino Fortes nació el 14 de febrero de 1933, año en que aún no había sido instituido el "Día de los Enamorados", efeméride que, más tarde, habría de utilizar como "argumento" para definir «el amor por la Patria».

El patriotismo, además, le viene de los principios de la fundación del Partido Africano para la Independencia de Guinea y Cabo Verde (PAIGC), creado en 1956, donde, lejos del conflicto, optó por el arma más eficaz a su disposición: la pluma y la palabra.

Licenciado en Derecho por la Universidad de Lisboa (1966), fue el primer embajador de Cabo Verde en Portugal después de la independencia, 5 de julio de 1975, un año después del lanzamiento de su primera obra poética, Pan y Fonema. Después formó parte de varios gobiernos de la I República entre 1975 y 1991.

Huérfano de padres a la edad temprana de 12 años, tuvo que suspender sus estudios y pasó a trabajar como ajustador de máquinas n la Compañía Ferro como aprendiz. Volvió al liceo a los 20 años.

Entre 1957 y 1960, el acercamiento a Abilio Duarte, uno de los fundadores del PAIGC, que volvía de Guinea-Bissau con el fin de movilizar y concienciar a la juventud caboverdiana para la lucha de liberación nacional, acabaría influenciándolo y lo asumió.

En ese periodo algunos de sus poemas son publicados en el Boletín de los Alumnos del Liceo Gil Eanes, en Mindelo, en Cabo Verde: Boletín de Propaganda e información y también en la revista Claridad, sobre todo en la novena edición, la última del periódico. 

En 1961 fue a Lisboa a cursar Derecho, su paso por la Casa de Estudiantes del imperio contribuyó a su madurez política, en vista a la efervescencia de los debates sobre la realidad de las entonces colonias portuguesas y de las producciones literarias que apostaban por un orden diferente.

Considerado uno de los apóstoles de la literatura caboverdiana, al lado de «inmortales» Como Eugenio Tavares, Luis Loff de Vasconcelos o Mario Fonseca, entre muchos otros, Corsino Fortes vio su estado de salud debilitarse considerablemente después del 3 de junio de 2015 en que Lusa, desde Lisboa, le comunicó la distinción que le concedía la ACL, el mayor galardón jamás conseguido en Cabo Verde.

Ya en su San Vicente natal, hacia donde su familia lo trasladó, Corsino Fortes no pudo participar en el lanzamiento de Signos de Silencio,en Mindelo ni al día siguiente en la ciudad de Praia, donde se resaltó «la inteligencia, brillo y elegancia con que sabe amar Cabo Verde y sus gentes».

Entre Pan y Fonema, el primer libro, y Signos de Silencio, el último, Corsino Fortes tiene una amplia obra publicada, aunque la gran mayoría de los poemas estén dispersos en varios diarios, revistas literarias y antologías.

Desde Canarias y ahora desde Argentina, juntamente con Analecta Literaria, también queremos hacerle nuestro particular homenaje, sintiendo antes que nada la pérdida de esta persona insustituible y brillante que nunca olvidaremos. Corsino Fortes participó en el Salón del Libro Africano (SILA) de Las Palmas de Gran Canaria en septiembre de 2013. Allí el que escribe recordaba la figura de Amadou N´doye que decía que Canarias está a un tiro de piedra de África y, sin embargo, los de acá, parece que estamos a miles de kilómetros olvidándonos las raíces de nuestros ancestros. Canarias y Cabo Verde han pasado por los mismos determinismos históricos, hemos sufrido el mismo proceso de extirpación de lo africano. Sin embargo, Cabo Verde ha hallado una identidad que brilla en nuestro poeta Corsino Fortes. Cuando leo su poesía visualizo tantas cosas que también pertenecen a nuestra memoria de la orilla, esa que a pesar de los pesares siempre vuelve con las mareas.



Antonio Arroyo Silva
Gáldar, Canarias



Poemas de Corsino Fortes



1

Al tambor de tal támara
                      y
del son
              y  la saliva
vuelva el huevo la columna
                Que te apellidan
del fonema al fruto
dedo a dedo pulgar y savia
en la tos de la carne ósea
                        Tosiendo
del ópalo en el pozo de las rodillas...
                           Ahora pueblo ahora pulso
                           ahora pan
                           ahora poema ahora



1

Ao tambor de tal tâmara
                                        E
Do som
                                        E da saliva
Volva o ovo o colmo
                            Que te apelidam
Do fonema ao fruto
Dedo a dedo polegar e seiva
Na tosse da carne óssea
                            Tossindo
De gema - fogo no poço dos joelhos...
                          Agora povo agora pulso
                          agora pão
                          agora poema agora




2

De boca concéntrica en la ruta del sol
después de la hora cero
y del mensaje pueblo en el tambor de la isla
todas las cosas se hicieron públicas en la boca de la república
Las rocas gritaban árboles en la boca de los niños
La sangre cerca de las raíces
y la savia no lejos del corazón

Y

los hombres que nacieron de la estrella de la mañana
así fueron
a plantar en el labio de tu puerta
el árbol y el tambor del amanecer

África
más que una espiga más que un libro y una rueda

...

La espigarda que alcanza la cima de la colina
de perno & culata

salida salidas
y dobla el espinazo

como azada entre dos islas
y humea vigilante
su pipa de la paz
No un mutilado de guerra,
es raiz & esfera en su tiempo & modo
de poca semilla
y mucha lucha




2

De boca concêntrica na rota do sol
Depois da hora zero
E da mensagem povo no tambor da ilha
Todas as coisas ficaram públicas na boca da república
As rochas gritaram árvores no peito das crianças
O sangue perto das raízes
E a seiva não longe do coração


E

Os homens que nasceram da estrela da manhã
Assim foram
Árvore & Tambor pela alvorada
Plantar no lábio da tua porta


África
mais uma espiga mais um livro mais uma roda

Que
Do coração da revolta
A Pátria que nasce
Toda a semente é fraternidade que sangra

*

A espingarda que atinge o topo da colina
De cavilha & coronha

partida partidas
E dobra a espinha



como enxada entre duas ilhas
E fuma vigilante


o seu cachimbo de paz
Não é um mutilado de guerra
É raiz & esfera no seu tempo & modo
De pouca semente
E muita luta.


3

Boca a barlovento

Esta
mi mano de millo y mareta
Este
el sol la gema Y no
la esquirla del hueso en el yunque
Y aunque
El desierto arrebate mi carne de hombre
Y los cangrejos devoren
esta mano de sembrar
Hay siempre
Por la arteria de mi sangre que g
---------------------------------------o
---------------------------------------t
---------------------------------------e
---------------------------------------a
De cantero a cantero
Un árbol Y el arbusto
Que arrastran
Vocales y diptongos
a dentro de las violetas.


3

De boca a barlavento


Esta
a minha mão de milho & marulho
Este
o sól a gema E não
o esboroar do osso na bigorna
E embora
O deserto abocanhe a minha carne de homem
E caranguejos devorem
esta mão de semear
Há sempre
Pela artéria do meu sangue que g
----------------------------------------o
----------------------------------------t
----------------------------------------e
----------------------------------------j
----------------------------------------a
De comarca em comarca
A árvore E o arbusto
Que arrastam
As vogais e os ditongos
para dentro das violas

Analecta Literaria

Revista de Letras, Ideas, Artes y Ciencias.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Ads